Línea Divisoria Vital “LDV”

Línea separadora entre los que tienen y los que aspiran a tener. Muro o barrera de intereses.

En el batí burrillo de los que aspiran a tener, están los llamados aspirantes a burgués, o en otras palabras, para quienes lo único deseable esta en lo material, sin importar el “precio a pagar” por conseguirlo, sin conciencia ni consciencia. Estos están a este lado por no poder estar al “otro”…

Otros, los más reticentes al esfuerzo, tratarán de conseguir el bienestar material (claro) pero en plan “maná” o sea –séame otorgado por mi condición-, para ello utilizarán la táctica del “nido” pico abierto y grito hambruno, para llenar el buche a cuenta de terceros. Estos pueden fluir al siguiente grupo, al transcurrir los años y ver lo inútil de su método.

Solo resta definir a los que observan, los males de la avaricia, el latrocinio y el desprecio y primero estupefactos, luego dolidos y por último indignados, ven como se “reparte” el producto del esfuerzo colectivo. Invirtiendo el orden del sentido común. El beneficio general, supeditado al particular…Después se convertirán en los protestones de turno, los Pepito grillo, los campanilleros de la adormilada hueste. Aspirantes a tener, más no lo material (solo y por derecho) A Tener un “lugar al sol” cual uno cualesquiera, ni más… pero; ni menos.



Al otro lado de la línea separadora, encontramos a los que se otorgan el titulo de “sustentadores”, de la verdad, del derecho, de la sabiduría, del conocimiento… de la fuerza. Al igual que en el otro costado de la “LDV” Nada es homogéneo, pues existen grupos muy diferenciados. En la “crema” están las/los Grandes Fortunas, estos viven por encima de cualquier eventualidad, en otras palabras del bien o del mal… (Definirlos más, podría precisar mucho más espacio, que este humilde escrito) Pero los podemos observar con el rictus de fastidio, al tener que dirigirse a los que no son de su “categoría”.

Vienen luego los servidores “interesados” pues el desinterés no es más que una palabra sin contenido en esas latitudes. Vemos primero a los ostentadores de los poderes, bien diferenciados en su cometido pero totalmente concluyentes. Segmentados estos por Economía, Ley, Gobierno y Orden . El fin general “servir”… sirviéndose. El particular; servirse al “servir”. Utilizar las (grandes) palabras para vaciarlas de contenido. Argumentar, lo impresentable. Crear artificios de ingeniería social, sin valor humano. Girar en una noria de intereses bastardos, la mayoría de las veces.

Definir al resto no es difícil. Aspirantes a cualquier cosa. Servidores a cualquier causa. Hipócritas de si mismos. Con un solo Ídolo; el materialismo. Estos están ahí a base de esfuerzo personal, errado en cuanto a Valores, pero comprensible en lo sustancioso.

Donde situarnos, independientemente del lugar en el que nos pusieron las circunstancias. Saber donde está nuestro futuro como individuo. Desbrozar de vana palabrería, para ver la Verdad y tomar partido (no político… claro) Ahí, debería concentrarse el ahínco. Después cambiar lo pertinente. En lo Personal para alcanzar lo General.